Primeras Impresiones: Jugando la beta de SimCity



Hace ya 10 años que salió a la venta Simcity 4, la última gran entrega del simulador de gestión de ciudades más conocido. Aunque no podemos dejar de citar al grandioso spin-off, SimCity Societies, un videojuego que era una especie de simulador social y que no siguió la línea que venia planteando la franquicia, dejando a los seguidores con ganas de más. Y no fue hasta 2013 que Maxis se digna a sacar una quinta entrega, a modo de reboot, titulada SimCity a secas, que tiene como fecha de lanzamiento el 5 de Marzo. Sin Will Wright (padre de The Sims y Simcity) en el desarrollo, el equipo de Maxis se propuso desde un principio darle una vuelta de tuerca a lo que la saga ya había ofrecido. Desde el día de su anuncio hasta ahora me dije “Probablemente no hagan más que vendernos lo que ya vimos en SimCity 4, pero disfrazado.” Temía que nos dieran lo de siempre, lo predecible. Pero me equivoqué. SimCity 2013 es más elegante, más inteligente y extremadamente ADICTIVO!



Al iniciar la beta, lo primero que noté fue el gran nivel de detalle con el que recrearon la ciudad. Simcity corre gracias a un renovado motor gráfico titulado Glassbox. Esta herramienta les permitió a los desarrolladores lograr que las ciudades en este juego se sientan los más realistas posibles. No sólo los edificios pueden personalizarse de manera individual, sino que también evolucionan con el tiempo, se deterioran y encima, cada uno de ellos refleja la vida de sus ocupantes de forma única. En Simcity no tenemos dos edificios que muestren a los Sims comportándose de la misma manera, uno de los objetivos que Maxis se propuso con esta entrega fue recrear el comportamiento de los vecinos de la forma más verídica que podamos imaginar. El resultado es grandioso, ya que al “espiar” a nuestros habitantes, los sentimos realmente como seres humanos. Este nuevo motor gráfico también permite que editemos la ciudad de formas más versátil, podemos extender calles en todos lados, de la forma y direcciones que se nos antojen. Y bueno, a nivel gráfico, es soberbio. Simcity busca imitar el efecto tilt shift, una técnica de fotografía que consiste en tomar fotos de escenarios reales con una lente especial, que hace que la imagen final parezca tomada desde una maqueta. Y debo decir que el juego lo consigue de una manera que hace que todo luzca mejor que nunca. Las ciudades parecen verídicas, pero tienen ese aire a maqueta que las hace parecer un juguete extremadamente complejo.


En cuanto a la jugabilidad, me sorprendió que en esta nueva entrega se le pueda dar un enfoque a la propia ciudad. Nuestras acciones y decisiones afectan de forma directa el rumbo que toma nuestra ciudad. Seremos nosotros quienes elijamos si nuestra urbe termina siendo una metrópolis turística o un centro industrial. Si bien sigue estando la posibilidad de crear zonas urbanas, comerciales e industriales como en cualquier Simcity, la forma en que las creemos y la proporción de las mismas influyen en el destino de la ciudad. Este nuevo enfoque es una consecuencia de la nueva concepción de Simcity, el cual ha pasado a ser un videojuego multijugador de simulación, en el que las ciudades vecinas están gestionadas por jugadores de carne y hueso. Si bien no jugaremos cooperativamente con un amigo, dependeremos de nuestras ciudades vecinas para que nuestra urbe crezca. Aunque también el comportamiento de las villas circundantes puede traernos basura, crimen o enfermedades. La inclusión de este modo multijugador creo que es la frutilla del postre y lo último que le faltaba a Simcity para ser un simulador hecho y derecho. Obviamente que es un poco engorroso que no podamos jugar sin conexión a Internet, pero considerando que hoy en día todo el mundo tiene su computadora conectada a la red de redes, la única razón para hacer berrinche es que probablemente el juego sea difícil de piratear. Pero bueno, luego de jugar la beta, yo al menos siento que es una compra que vale la pena.


Otro punto interesante del gameplay es la forma en la que se presentan las estadísticas en tiempo real. Los datos de la ciudad en Simcity se presentan de forma más entendible y ordenada que en entregas anteriores. La gente de Maxis se inspiró en interfaces como la de Google Maps, y nos presentan toda la data en forma más gráfica, con diagramas de columnas y en distintos colores, quitando por completo las estadísticas en cifras que a veces se hacen engorrosas de leer. Creo que este añadido es un plus para los jugadores nuevos y más inexpertos en materia de simulación. Pero como fan de la franquicia, les aseguro que los veteranos no verán con malos ojos estos cambios. Por lo demás, el apartado jugable de SimCity tiene todos los elementos vistos en entregas anteriores, con algún que otro pequeño cambio. No faltarán los consejeros que nos ayudan a mejorar la ciudad en todo momento, ni tampoco las protestas de nuestros habitantes que captarán nuestra atención. Sin duda se trata de un simulador más completo que los anteriores, con una dinámica de juego que requiere alcaldes más ávidos y despiertos. Durante las horas que jugué a la beta no tuve momentos de descanso en los que mi ciudad estaba haciendo “la nada misma”, algo que si me pasaba en SimCity 4. Esta vez estamos frente a un juego incluso más divertido y llamativo que todos los anteriores.




Palabras Finales: 

Concluyendo estas primeras impresiones, debo decir que SimCity se me ha hecho tremendamente adictivo y que las horas de juego en la beta me han pasado volando. Tengo la impresión de que quienes jugamos la versión de prueba sólo hemos visto una pequeñísima parte de lo que este gran juego puede ofrecer, y si con tan poco me he maravillado, no puedo esperar a probar la versión final. SimCity ha vuelto y con más fuerza que nunca.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada